¿Cómo denominar a esta zona sonora? Algunos de sus habitantes, Seefeel por ejemplo, podrían ser catalogados como ´Ambient´. Otros, como Bark Psicosis y Papa Sprain, podrían ser clasificacos como ´art rock´. ´Avant rock´ (rock de vanguardia) podría ser el término apropiado, si no tuviese ese aire a música progresiva. Tal vez el único término lo suficientemente abierto como preciso para cubir toda esta actividad es ´postrock´.

Postrock significa usar la instrumentación del rock para propósitos no-rock: usar las guitarras como facilitadores de timbres y texturas más que como herramientas productoras de riffs y acordes. De manera creciente, los grupos de postrock están ampliando el esquema tradicional guitarra/bajo/batería con tecnología digital: samplers, secuenciadores y dispositivos midi. Mientras algunas agrupaciones (Stereolab, Pram) prefieren la teconología lo-fi o pasada de moda, otros están desarrollando el cyber-rock, virtualizándose.

La mejor forma de entender cómo estos grupos se desvían del “proceso rock” es partir de un modelo riguroso de la manera en que un grupo de rock´n´roll tradicional opera. Y no hay ninguno más riguroso que el expuesto en el libro Rock And The Pop Narcotic de Joe Carducci (publicado en 1990). Carducci puede se r un poquito reaccionario, pero su teoría del rock está basada en una definición materialista precisa del mismo en tanto música, en lugar de recurrir a nociones metafísicas como ´actitud´, ´espítritu´ o ´rebelión´. La esencia del rock, dice Carducci, es la interacción en tiempo real de la batería, el bajo y la guitarra rítmica. Un grupo debería ser un motor rítimico creando enegría cinética, ´respirando´ como una entidad orgánica.
[…]
El postrock extrae su inspiración y su ímpetu de una combinación compleja de fuentes. Algunas de estas provienen de la propia tradición del postrock –una serie de momentos en los cuales intelecutuales y bohemios han secuestrado elementos del rock para emplearlos con propósitos no-rock (la música de guitarras de Velvet Underground y Pink Floyd de fines de los 60, y un linaje consecuente que incluye a los grupos de la No Wave newyorquina, Joy División, Cocteau Twins, Jesús & Mary Chain, My Bloody Valentine y AR Kane; o el así llamado “Krautrock” de Can, Faust, Neu, Cluster y Ash Ra Tempel; así como la vanguardia post-punk de fines de los ´70 y principios de los ´80; Pil, 23 Skidoo, Cavaret Voltaire y The Pop Group). Otros impulsos provienen del exterior del rock: Eno, obviamente, pero también el minimalismo-drone de Terry Riley y LaMonte Young, tanto como la música concreta y electroacústica, el dub reggae y géneros sampleadélicos modernos como el HipHop y el Techno. La mayoría de los grupos también se definen explícitamente contra el Grunge, que fue el sueño de Carducci hecho realidad: la fusión del punk y el metal en un neo hard rock 100% norteamericano.
[…]
Tal vez el área de desarrollo futuro verdaderamente provocativa no sea el “cyber-rock” sino el “cyborg-rock”; no tanto la incorporación completa de la metodología del Techno sino una especie de interface entre la ejecución en tiempo real y el uso de procedimientos digitales. Como señala Kevin Martín: “Incluso en la era digital, uno todavía tiene un cuespo. Es la conexión entre ´Techno´ y ´Animal´ lo que resulta interesante.”

Autor: Simon Reynolds.